Cómo afecta al cerebro la falta de sueño

sleeping brainUn estudio de la Universidad de Wisconsin-Madison, en Estados Unidos, sobre cómo los patrones de sueño y vigilia afectan a las sinapsis del cerebro sugiere que una continua falta de sueño durante la adolescencia impide el crecimiento equilibrado y disminuye las sinapsis del cerebro, donde se produce la comunicación.

«Una posible conclusión de nuestro estudio es que si se pierde mucho sueño durante la adolescencia, especialmente de manera crónica, puede haber consecuencias a largo plazo en términos de la conexiones del cerebro», dice la Dra. Chiara Cirelli, profesora asociada del departamento de psiquiatría de la la Facultad de Medicina y Salud Pública.
Las enfermedades mentales como la esquizofrenia tienden a comenzar en la adolescencia, pero los motivos exactos no están claros. El estudio de Cirelli está financiado por el Instituto Nacional de Salud Mental y sus resultados aparecen en la edición actual de Nature Neuroscience.

dendriticCirelli y sus colegas querían ver cómo las alteraciones del ciclo sueño-vigilia afectaba a la anatomía del cerebro en desarrollo del adolescente.
Sus primeros estudios moleculares y electro-fisiológicos mostró que durante el sueño, las sinapsis en los roedores adultos y las moscas se vuelven más débiles y más pequeñas, presumiblemente, preparándose para un nuevo período de vigilia cuando las sinapsis se fortalecen de nuevo y se hacen más grandes en respuesta a las siempre cambiantes experiencias y al aprendizaje. Los investigadores  llaman a esto hipótesis de la homeostasis sináptica del sueño.

Utilizando un microscopio de dos fotones, los investigadores siguieron indirectamente el crecimiento y retracción de las sinapsis contando las espinas dendríticas, las estructuras alargadas que contienen las sinapsis y por tanto, permiten que las células del cerebro reciban impulsos de otras células cerebrales. Compararon ratones adolescentes que durante ocho a 10 horas fueron despertados espontáneamente, dejados dormidos o forzados a permanecer despiertos.sleepy-mouse

Las imágenes mostraron que estar dormido o despierto marcaba una diferencia en la dinámica del cerebro de los ratones adolescentes: la densidad total de las espinas dendríticas disminuyeron durante el sueño y aumentaron durante la vigilia espontánea o forzada.

«Estos resultados utilizando manipulaciones agudas de tan sólo ocho a 10 horas muestran que el tiempo que se pasa dormido o despierto afecta a la cantidad de sinapsis que se forman o desaparecen en el cerebro del adolescente», dice Cirelli. «La siguiente cuestión importante es lo que sucede con la restricción de sueño crónica, una condición que muchos adolescentes están experimentando a menudo.»
Los experimentos están en marcha, pero Cirelli no puede predecir el resultado. «Podría ser que los cambios fuesen benignos, temporales y reversibles, o podría haber consecuencias duraderas para la maduración del cerebro y su funcionamiento.»

Via: MedicalXpress

 

FacebookTwitterGoogle+LinkedInPinterestMeneameCompartir esta entrada

Deja un comentario