Consecuencia de ser infiel a un tatuador

tatuaje de rossieRyan L. Fitzjerald y Rossie Brovent eran una pareja residente en un parque de caravanas de Dayton (en Ohio, Estados Unidos) que van a pasar luchando en los tribunales los próximos meses.

Ryan ha sido demandado por su exnovia Rossie a indemnizarla con 100.000 dólares (74.426 €) por un tatuaje. Ella afirma que se suponía que, su entonces novio y tatuador, debía tatuarle una escena de Narnia en la espalda y, en lugar de eso, le tatuó una imagen de un montón de excrementos con moscas zumbando a su alrededor.

Al parecer, Ryan descubrió que le había engañado con un viejo amigo suyo y esta fue su manera de vengarse. Originalmente Rossie trató de acusar a Ryan de asalto, pero resulta que este hábil artista del tatuaje consiguió que ella firmase un formulario de consentimiento antes de hacerle el tatuaje en el que se indicaba que el diseño era «a discreción del artista». «Me engañó bebiendo una botella de vino barato conmigo y tomando chupitos de tequila antes de que lo firmase y me hiciera el tatuaje», afirma Rossie. «La verdad es que estuve desmayada la mayoría del tiempo y me desperté con esta imagen horrible en mi espalda».

Via: Very Weird News

FacebookTwitterGoogle+LinkedInPinterestMeneameCompartir esta entrada

5 comentarios sobre “Consecuencia de ser infiel a un tatuador

    • (usando Opera Opera 9.80 en Linux Linux):

      Ahora que lo dices, es verdad que parece más pintura que tatuaje… O eso espero por el bien de ella, porque aunque la historia no lo sea la foto sí que es real…

      • (usando Google Chrome Google Chrome 12.0.742.112 en Ubuntu Linux Ubuntu Linux):

        La noticia no es real (una pena), pero no dicen si el tatuaje lo es. Si apareció en una web sobre los peores tatuajes hace 18 meses, se supone que sí, pero a saber.

        Very Weird News, la web que «creó la noticia», todaviía no ha desmentido nada.

  1. (usando Opera Opera 9.80 en Linux Linux):

    Al parecer, Ryan descubrió que le había engañado con un viejo amigo suyo y esta fue su manera de vengarse. Originalmente Rossie trató de acusar a Ryan de asalto, pero resulta que este hábil artista del tatuaje consiguió que ella firmase un formulario de consentimiento antes de hacerle el tatuaje en el que se indicaba que el diseño era «a discreción del artista». «Me engañó bebiendo una botella de vino barato conmigo y tomando chupitos de tequila antes de que lo firmase y me hiciera el tatuaje», afirma Rossie. «La verdad es que estuve desmayada la mayoría del tiempo y me desperté con esta imagen horrible en mi espalda».
    +1

Deja un comentario